México, D.F., 5 dic. 2015- En la víspera de la consulta sobre la aprobación o rechazo del Corredor Chapultepec-Zona Rosa este domingo 6 de diciembre, un grupo de ciudadanos, organizaciones no gubernamentales como Greenpeace y vecinos integrantes del grupo #NoShopultepec salieron a la calle para manifestarse en contra de un modelo de desarrollo de la ciudad que privilegia los intereses de unos cuantos y la privatización de espacios y servicios.

“El centro comercial Chapultepec no es el único pero sí uno de los más claros ejemplos en los que se pretenden construir obras en esta ciudad sin una planeación integral y sin tener en consideración a la gente, sus necesidades e intereses, como eje de sus políticas de desarrollo urbano”, señalaron integrantes del movimiento #NoShopultepec

En la marcha, los participantes reiteraron que sí quieren que la ciudad mejore y que se reordene el espacio, sobre todo este tramo de la Glorieta de Chapultepec a Lieja, que es tan caótico, pero a través de obras responsables, con los estudios suficientes de impacto ambiental y de impacto social, pues hasta el momento solamente se muestran estudios de viabilidad elaborados por los propios inversionistas sin criterios independientes y sin ver por el interés público. Ante ello, #AsíNO, señalan. Asimismo, expresaron su rechazo a aquellas obras en las que no se muestren con transparencia los permisos oficiales para realizarla, se decidan sin la participación de los vecinos. “El gobierno de la ciudad pretenda imponer la concesión del espacio público teniendo en cuenta únicamente el beneficio económico que generará a un pequeño sector e ignorando los impactos negativos para la mayoría de la población y la ciudad en sí misma”, añadió Karla Valenzuela.

“Desde la campaña de Megaciudades de Greenpeace, creemos firmemente en el desarrollo de las ciudades como un elemento para generar bienestar a sus habitantes, no estamos en contra, pero ese desarrollo debe estar encaminado a la sostenibilidad y garantizar además calidad de vida a quienes las habitamos incluyendo salud y disfrute. Para ello se debe escuchar a las personas para hacer un diagnóstico real de las necesidades de la gente y el tipo de obras que se deben realizar para satisfacerlas siempre buscando un beneficio colectivo, y la armonía con nuestro entorno y evaluando los impactos económicos, sociales y ambientales de cada obra, para dejar de promover proyectos faraónicos o devastadores que lejos de solucionar los problemas de la ciudad, a la larga habrán de incrementarlos”, dijo Gustavo Ampugnani, líder del proyecto de Operación Ciudad. Insistimos: “debe existir una planeación integral con visión sostenible, haciendo un uso responsable de los recursos”, abundó Ampugnani.

La marcha que inició en los arcos del antiguo acueducto, sobre Av. Chapultepec, y en la que participaron activamente los vecinos, organizaciones, colegios, especialistas en urbanismo y arquitectura, ambientalistas, museógrafos, artistas, columnistas, periodistas, defensores de derechos humanos, académicos y ciudadanos en general, concluyó en el Ángel de la Independencia con la lectura de un manifiesto por la defensa de la ciudad de México que entre otros puntos resalta que las obras o intervenciones en la ciudad deben procesarse con transparencia; incluyendo la consulta a los vecinos; promoviendo concursos públicos para los proyectos; difundiendo información a través de la voz de los expertos; basándose en estudios que consideren al medio ambiente y a la sociedad.

Finalmente, los integrantes de #AsíNO dijeron que para construir una ciudad para todos es indispensable un cambio político con instituciones metropolitanas de visión integral e incluyente, con solidez técnica y legitimidad política, con contrapesos ciudadanos efectivos a quienes deciden sobre las intervenciones urbanas y con mecanismos efectivos para castigar abusos e ilegalidades de forma oportuna y expedita.

“Todo esto es posible en el Distrito Federal pero debe cambiar la forma y el modo en que se toman las decisiones. Ahora el poder está lejos de la ciudadanía y cercano a las relaciones corruptas entre gobernantes y grupos clientelares; entre gobernantes y grupos económicos dominantes, constructoras e inmobiliarias voraces. La ciudadanía debe tener voz y voto”, concluyeron. 

Mayor información con Alberto Serdán al 04455 19675979 y al correo: albertoserdan@hotmail.com o Angélica Simón al 04455 40845320 y al correo: asimon@greenpeace.org.