• Las y los senadores deben evitar la extinción del Fondo para el Cambio Climático, clave para atender a la emergencia climática y sus impactos a la salud en México.
  • Eliminar este Fondo reducirá aún más los mecanismos de financiamiento para atender el cambio climático frente a un PPEF 2021 que solo destina 1.1% de recursos públicos a este fin.

#CDMXsustentable 8 octubre 2020.- Con 223 votos de Morena y del PES,  se aprobó la eliminación del Fondo para el Cambio Climático, con lo que se pone en riesgo el estado de derecho y se limitan, aún más, los recursos para la atención de la crisis climática en el país. El dictamen se turna al Senado de la República para su análisis, en su caso aprobación.

El Fondo para el Cambio Climático, creado por la Ley General de Cambio Climático en 2012, tiene como objetivo “captar y canalizar recursos financieros públicos, privados, nacionales e internacionales, para apoyar la implementación de acciones para enfrentar el cambio climático”, de acuerdo con el Artículo 80 de la Ley.

La creación del Fondo respondió a la necesidad imperante de incrementar los recursos para la atención del cambio climático, que continúa vigente al día de hoy y que es cada vez más necesario, ante un Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) para 2021 que contempla únicamente dirigir 1.1% de los recursos públicos a este rubro. Mientras que los recursos para la explotación de combustibles fósiles, principal fuente de emisiones causantes del calentamiento global, representa 11.6% del PPEF total. 

En este sentido, la Ley General de Cambio Climático prevé que los recursos que alimentarán el Fondo provengan de diferentes fuentes, además de las  previstas en el Presupuesto de Egresos de la Federación y otras aportaciones de otros fondos públicos. Entre ellas se encuentran las contribuciones de pagos de derechos y aprovechamiento previstos en las leyes correspondientes; las donaciones de personas físicas y morales, nacionales e internacionales; las aportaciones que efectúen gobiernos de otros países y organismos internacionales; el valor de las reducciones certificadas de emisiones de proyectos implementados en México que de forma voluntaria el fondo adquiera en el mercado; y los demás recursos que obtenga, previstos en otras disposiciones legales. 

Uno de los aspectos centrales de la creación del Fondo ha sido apoyar medidas de adaptación, debido a la alta vulnerabilidad ante los impactos de un cambio climático a la que México está expuesto, que ya están sucediendo y que se verán agravados en el futuro cercano. De igual forma, el Fondo promueve medidas de doble impacto, en materia de mitigación y adaptación; además de apoyar medidas de mitigación para reducir las fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero, lo cual es clave para que México cumpla con sus compromisos para reducir emisiones y evitar un aumento de la temperatura global de más de 1.5 grados centígrados, tal como quedó establecido hace cinco años en el Acuerdo de París. 

Es importante mencionar que el Fondo es gestionado por un Comité presidido por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en el que participan diversas Secretarías del Gobierno Federal (Hacienda y Crédito Público,  Economía,  Gobernación, Bienestar, Comunicaciones y Transportes, Energía, Agricultura y Desarrollo Rural, y Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano), lo que le da un carácter multisectorial a las decisiones sobre el destino de los recursos, fundamental para atender una problemática multicausal y que impacta a todos los sectores de la sociedad. 

Hasta ahora el Fondo ha operado a través de convocatorias que han permitido que el recurso llegue a diversos destinos, incluidos proyectos a nivel estatal y local. Si bien es necesario reforzar su gestión y mejorar sus mecanismos de transparencia y rendición de cuentas, así como contar con un plan de recaudación de recursos para fortalecer su operación, acabar con él sería un gran error para la lucha contra el cambio climático y una clara violación al estado de derecho, al poner en riesgo el acceso a un medio ambiente sano. Su cancelación supondría un retroceso importante en el financiamiento de acciones dirigidas a este fin, particularmente porque se ha promovido que el Fondo sea destino de recursos como los provenientes del mercado de carbono y del impuesto al carbono, lo que permitiría disponer de más recursos para la atención del problema en México.

En este sentido, también es fundamental fortalecer, no extinguir, el Fondo Nacional de Desastres que prevé atender las emergencias, muchas de ellas relacionadas con la creciente crisis climática, como el actual Huracán Delta.

Por todos estos motivos, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, Extinction Rebellion México, Fridays For Future México, el Grupo de Financiamiento Climático en Latinoamérica y el Caribe (GFLAC), Fundación Avina, Huerto Roma Verde, Ruta Cívica y Wildlands Network, organizaciones firmantes, hacemos un llamado a nuestras y nuestros representantes en la Cámara de Senadores para que rechacen la extinción del Fondo para el Cambio Climático, así como de cualquier fideicomiso de cultura, ciencia y medio ambiente. Su extinción atenta contra la obligación constitucional de garantizar el derecho a un medio ambiente sano y otros derechos relacionados. Es imperante tomar decisiones basadas en el bienestar de las presentes y futuras generaciones.