#CDMXsustentable 28 de octubre de 2020.- Con 65 votos a favor y 51 en contra, el Senado de la República avaló la extinción de 109 fideicomisos, después de una votación a viva voz en la madrugada del miércoles 21 de octubre de este año, en una sede alterna a las instalaciones del Senado, debido a que éstas estaban tomadas por manifestantes que se oponían a la extinción de los fideicomisos.

La decisión fue tomada bajo el argumento de eliminar la corrupción en el manejo de estos recursos, sin haber revisado previamente la situación particular de cada uno. Como Ruta Cívica, nos adherimos a los distintos llamados a que se reformaran y replantearan sus reglas y funcionamiento, pero que no desaparecieran.

En primer lugar, desde mayo de 2020, cuando el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió una iniciativa para la emergencia económica que eliminaba el Fondo Metropolitano, advertimos sobre la transformación gradual que había tenido en los últimos años, en su gestión y transparencia. 

Bajo un Comité Técnico formado por la Secretaría de Hacienda (la Unidad de Inversiones y de Evaluación del Desempeño), la Secretaría de Medio Ambiente (SEMARNAT), y la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano (SEDATU), junto con las Comisiones legislativas, tomaban decisiones sobre  selección de proyectos y auditorías. Además sus Reglas de operación y lineamientos comenzaban a tener cambios, favoreciendo propuestas de planeación, movilidad y gestión urbana sustentable de las ciudades. Finalmente, se había hecho un esfuerzo por orientar mejor a los gobiernos locales para presentar mejores propuestas y estudios, con manuales y videos sobre su funcionamiento, además de guías y criterios para evaluar su impacto. 

Invitados por Comunica La Ciudad, participamos en el Foro “La Ciudad y sus demonios” debatiendo sobre el Fondo Metropolitano. Observamos entonces la necesidad de estar alertas sobre su desaparición, insistiendo en los cambios positivos y la urgencia de aumentar su presupuesto y su transparencia, así como fortalecer las capacidades de los gobiernos locales para presentar proyectos. Hablamos de los problemas que ya varias evaluaciones hechas al Fondo habían descubierto y qué se requería para mejorarlos.

El Fondo Metropolitano, como otros fideicomisos, tenía la ventaja de que se podrían “guardar” y acumularse recursos públicos anuales para financiar proyectos multi-anuales de gran magnitud y con estudios previos: sistemas de transporte públicos, planes y revisiones de los ordenamientos territoriales, instrumentos de gestión de suelo, calidad del aire, conservación de parques y áreas verdes, equipamientos urbanos, etc. Otra ventaja es que podría financiar e incentivar la coordinación entre municipios y a nivel metropolitano, pues era un fondo donde todos podían “juntar” los recursos y hacer co-inversiones. 

El Fondo Metropolitano nació en la década de los ochenta, como un fondo de impuestos a las gasolinas etiquetado para mejorar la calidad del aire del Valle de México. En los años noventa, se convirtió en un Fondo Metropolitano de proyectos de impacto ambiental y en el año 2000 se amplió a otros tipos de proyectos, sobre todo, financiando mantenimiento y construcción de infraestructura. 

Entre los años 2006 y 2016, se amplió su presupuesto y su alcance a más de $10,400 millones de pesos y 47 ciudades. En 2020, su presupuesto disminuyó a $3,300 millones para 74 ciudades, administrado por el Banco del Ejército.    

El Fondo Metropolitano, a lo largo de su historia, ha sido evaluado y se han emitido diversas recomendaciones: 

  • Evaluación del Centro de Estudios Sociales y Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados por Salvador Moreno (2010). Ver aquí
  • Evaluación de Secretaria de Hacienda, CLEAR, BID, El Colegio Mexiquense y Centro Eure por Alfonso y José Iracheta (2014) Ver aquí
  • Reporte del ITDP sobre la Gestión del Fondo Metropolitano por Mariana Orozco y Alejandro Palmerin (sf). Ver aquí

En medio del debate sobre los fideicomisos, el Diputado Javier Hidalgo presentó una reserva que fue aprobada para que al eliminar el Fondo Metropolitano los recursos se destinen al Programa de Mejoramiento Urbano, a cargo de la SEDATU. Sin embargo, esto aún está por verse en el Presupuesto de Egresos 2021. 

Por lo pronto, lamentamos decir “Adiós Fondo Metropolitano”: 

Desde Ruta Cívica lamentamos que este instrumento y su aprendizaje institucional de varias décadas se elimine por plumazos, o por sostener megaobras sin consensos, impactos ni beneficios claros. Las necesidades de inversiones multianuales y transformaciones sustentables urgentes en las ciudades difícilmente se podrán cubrir con los presupuestos escasos anuales, con horizontes muy cortos de ejecución y sin continuidad.  

Ver La CDMX en riesgo de perder los 1,000 mdp del Fondo Metropolitano. Expansión Política. 

Ver: Fondo para Desastres (FONDEN) y Fondo para la Prevención de Desastres (FOPREDEN); y Fondo para el Cambio Climático.

¿Quieres saber en una explicación didáctica más sobre los fideicomisos y su eliminación? Ver aquí